Se encuentra usted aquí

2014: Los planes secretos del Bilderberg

Jueves 11 de Septiembre, 2014

La crisis económica, la burbuja hipotecaria, el nuevo papel de la OTAN o el poder cada vez más omnímodo de las transnacionales son asuntos presentes en el día a día informativo. Aparentemente, nada tienen en común, pero lo cierto es que un grupo de influyentes hombres de negocios y políticos, que se reúnen cada año en un lugar distinto del planeta, se encuentran detrás de muchos de estos acontecimientos.  AÑO/CERO ha logrado acceder a los objetivos que los bilderbergs se han marcado para el futuro próximo… 

A las 10:30 horas del lunes 2 de junio de 2014, Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, anunciaba la decisión del Rey Juan Carlos I de abdicar y dejar la jefatura del Estado a su hijo, Felipe VI. El ritmo frenético se impuso en las redacciones de todos los medios de comunicación de dicho país, al tiempo que sus homólogos internacionales se hacían eco de la noticia. Todos los periodistas buscaban un argumento razonable que justificara la sorprendente marcha del monarca. «Se trata de una decisión muy meditada que tenía tomada desde enero», apuntaban la mayoría de informadores y políticos consultados. Pero algo no cuadraba. Si era una decisión muy meditada, ¿por qué se anunció tan de repente?

Cinco días antes de la marcha del rey, al lujoso hotel Marriott de Copenhague (Dinamarca), reservado al completo desde el mes de febrero, empezaron a llegar discretamente distinguidas personalidades procedentes de Europa, EE UU, China y Turquía. Daba comienzo la 62ª reunión anual del Club Bilderberg, la alianza de poder más exclusiva y elitista del mundo, formada por miembros de la aristocracia y la realeza europeas, determinados banqueros, directivos de medios de comunicación, jefes de los servicios secretos, políticos, industriales, periodistas, profesores universitarios, los más importantes empresarios del ámbito del entretenimiento y los principales dirigentes de organizaciones internacionales como la OTAN, el FMI, el BCE, la ONU o el Banco Mundial. 

MONARQUÍAS VINCULADAS AL CLUB

Los cuatro nombres españoles que aparecían en la lista de asistentes respondían al típico perfil Bilderberg: avalados por un currículum brillante y una red de contactos globales. Se trataba del ministro de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, al que acompañó la diplomática experta en los Balcanes Mercedes Millán Rajoy, miembro de su equipo y sobrina del presidente del Gobierno. El ministro era un candidato ideal para unirse a la red Bilderberg en su etapa de expansión hacia el Pacífico, con la vista puesta en China. En el enclave danés, García-Margallo coincidió con el entonces vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank y Repsol, Juan María Nin, un viejo conocido del grupo que ya había asistido a cuatro ediciones anteriores.

El tercero era Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo de comunicación PRISA, académico de la Real Academia Española y miembro del Comité Directivo de Bilderberg, el órgano encargado de seleccionar a los invitados y definir la agenda de temas a tratar. La cuarta era la Reina Sofía, quien después de dos años sin asistir –coincidiendo con la crisis de la Corona–, repetía experiencia. Pero, en esta ocasión, todo iba a ser distinto. A la mañana siguiente de finalizar el foro internacional más importante del mundo, el Rey Juan Carlos presentó su abdicación.

Desde ese momento, el rey Felipe se convirtió en el capitán general de los Ejércitos de España, un país que pertenece a la OTAN desde el año 1982 y que ocupa el sexto lugar en la cúpula de mando que lidera EE UU. Sólo un año antes, otras dos coronas vinculadas al Bilderberg habían pasado el relevo a sus herederos. En abril de 2013, Beatriz de Holanda puso el trono de su país en manos de su primogénito, Guillermo, nieto del mítico relaciones públicas del Club, el Príncipe Bernardo, que en su juventud perteneció al Partido Nacionalsocialista Alemán… (Continúa en AÑO/CERO 290).

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario