Se encuentra usted aquí

La rana Pepe, el meme que divinizó a Trump

Miércoles 12 de Septiembre, 2018
¿Cómo una guerra de memes en Internet protagonizada por la rana Pepe pudo contribuir a que Trump llegara a la Casa Blanca?

Las redes sociales han alumbrado extrañas criaturas. Entre ellas destacan los exitosos “memes”, breves piezas de texto, imagen o ambas cosas a la vez destinadas a divulgar escuetas ideas de una manera muy impactante. Los memes circulan anárquicamente a lo largo y ancho del ecosistema virtual a modo de píldoras explosivas cargadas con mensajes serios o humorísticos, profundos o triviales, denunciatorios o satíricos…

Otra de sus características es que escapan al control de sus creadores y, como señaló el profesor Christian Bauckhage de la Universidad de Bonn, una vez popularizados, evolucionan “a medida que son comentados, re-contextualizados o parodiados”.

Por lo tanto, tienen vida propia: nacen, crecen, se multiplican, pueden cambiar de aspecto o sentido y mueren al perder el favor del público. Pero, también, unos cuantos consiguen resucitar inesperadamente bajo nuevas apariencias o mensajes.

La base de datos knowyourmeme.com recoge la trayectoria de los más famosos. A pesar de todo, resulta muy difícil calcular el poder y la eficacia de un meme, pese a que se han producido auténticas “guerras meméticas”, principalmente de contenido político.

El ordenador se ha transformado en un campo de batalla donde las ideologías compiten a diario para atraerse la atención y simpatía de sus usuarios. El mayor de estos enfrentamientos -la denominada Gran Guerra Memética- tuvo lugar durante la campaña electoral entre Hillary Clinton y Donald Trump.

Entre junio de 2015 y noviembre de 2016 ambas candidaturas movilizaron a una legión de seguidores hasta convertir las redes sociales en unas fangosas trincheras donde todo valía con tal de dominar e imponer la narrativa electoral frente al adversario.

En aquella contienda destacó un insólito hecho donde lo mágico se combinó con lo cibernético. Su protagonista fue la rana Pepe: un meme que alcanzó la condición de dios. 

NACIMIENTO: La rana Pepe –Pepe, the frog– nació de mano del artista Matt Furie en 2005 como personaje de un cómic adolescente. Hacia 2008, este anfibio comenzó a difundirse en blogs y foros de Internet junto a algunos mensajes triviales y el equivalente a la risa online LOL.

METAMORFOSIS: Pero entonces todo cambió. Determinadas personalidades como la cantante Katy Perry twittearon a Pepe y esta acción desencadenó que miembros de ciertas redes sociales políticamente incorrectas remezclaran el meme con propaganda del Ku Klus Klan o simbología nazi para reírse de las celebrities que divulgaban al batracio.

Bajo esa indumentaria subversiva y contestataria, la rana Pepe terminó convertida en la mascota preferida de uno de los foros más irreverentes: 4chan. Luego, llegó Trump. En octubre de 2015, él mismo se retwitteó caracterizado como Pepe desde su cuenta oficial junto a la frase “no puedes parar el triunfo”, lo que causó furor entre los nacionalistas blancos del movimiento Alt-Right o derecha estadounidense alternativa.

DIVINIZACIÓN: Entonces ocurrió algo extraño, una coincidencia rocambolesca que disparató la situación. Los miembros de Alt-Right solían utilizar la expresión “Kek” como equivalente a la risa online LOL. El origen de esa equivalencia estaba en el juego en red World of Warcraft donde los “jajaja” chateados por los jugadores de un mismo bando eran traducidos crípticamente por “KEK” a los jugadores rivales.

Alguien del foro 4chan advirtió que existía una antigua divinidad egipcia llamada Kek, portadora del caos y la oscuridad. Aquello maravilló a muchos miembros de la Alt-Right que se veían a sí mismos como generadores de la discordia y promotores de la destrucción del orden mundial vigente.

Para colmo de coincidencias, la divinidad egipcia tenía cabeza de rana lo que recordaba a Pepe.

El siguiente paso en este cúmulo de delirantes especulaciones metafísicas fue interpretar que Trump era la encarnación viva de Kek y así surgió una nueva religión con sus oraciones, himnos, ritos conectados con la magia de Aleister Crowley, simbología esotérica y un profeta en la Tierra como nuevo inquilino de la Casa Blanca. Hoy día la rana Pepe tiene su propio país –Kekistán– con una bandera que combina la enseña de guerra nazi en color verde y el logo de Kek en lugar de la esvástica. Por tal motivo, la Comisión Antidifamación de los Estados Unidos ha condenado el uso de este meme, acusándole de racismo.

REHABILITACIÓN: El autor original del meme, Matt Furie, y otros artistas intentan ahora recuperar la imagen de Pepe. Han iniciado una campaña en Internet para devolverle su sentido, personalidad e inocencia original.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario