Se encuentra usted aquí

LAS SOCIEDADES SECRETAS QUE DOMINAN EL MUNDO

Jueves 24 de Noviembre, 2016
En rigor, una sociedad secreta es aquella que exige a sus miembros ocultar su filiación a la misma, los ritos que forman parte de su parafernalia, las actividades que desarrolla y los objetivos que persigue. Obviamente, si los integrantes de estos grupos se hubiesen atenido a las premisas anteriores, muy poco o nada sabríamos de estas organizaciones a priori secretas. Pero algo sabemos. De ahí que términos como masón o rosacruz resulten casi familiares, y que cualquier aficionado a las conspiraciones sea capaz de elaborar una larga lista de sociedades secretas. Confiamos en que las diez que hemos seleccionado proporcionen una visión de conjunto de estas polémicas organizaciones. Por Francisco González

Estarán conmigo en que, separadamente, una escuadra y un compás son dos objetos inocuos. No obstante, si los vemos plasmados juntos en un emblema adquieren una dimensión que los aleja de la función para la que fueron fabricados. De hecho, pronto asumimos que tras dicho símbolo se esconde la que problamente sea la sociedad secreta más célebre e influyente de todos los tiempos: la francmasonería. Desde luego, hay muchas más, tantas que no cabrían en las cien páginas de esta revista.

A continuación les presento un ránking de organizaciones más o menos secretas, entre las que encontrarán alguna mal llamada secta, sociedades discretas –si fuesen verdaderamente secretas no las conoceríamos–, siniestras facciones de carácter político y modos violentos, y clubes o fraternidades aparentemente inocentes que, sin embargo, manejan los resortes de importantes contubernios.  

 

LOS AMOS DEL MUNDO SE VAN DE ACAMPADA

Una vez al año, a finales de julio, el pequeño aeropuerto Charles M. Schulz, en el condado de Sonoma (EE UU), presenta un tráfico inusualmente denso, en su mayoría jets privados a bordo de los cuales viajan algunos de los hombres más poderosos del mundo. Todos ellos forman parte del Bohemian Club, una institución de confuso ideario cuya membresía ha sido acusada nada menos que de conspirar contra la humanidad. Y es que nadie sabe a ciencia cierta qué vienen a hacer los integrantes de tan selecto club a este recóndito paraje californiano o, más concretamente, al Bohemian Grove (Bosque Bohemio), un «campamento veraniego» que se celebra en una enorme propiedad situada en una arboleda de gigantescas secuoyas bañada por el río Ruso, finca en la que durante dos semanas y siempre entre los meses de julio y agosto se dan cita ex presidentes y futuros candidatos a la presidencia de EE UU –y de otros países–, directivos de las mayores transnacionales del planeta y destacadas figuras de las artes y las ciencias. 

En un número cercano a los 2.500, los asistentes o «bohos» –su apodo– se reparten en 119 pequeños campamentos bautizados con exóticos nombres (Mandalay, Nido de Lechuzas, Ángeles Caídos…), cuyos miembros se agrupan en función de su procedencia o afinidad de intereses. Duermen en cómodas «cabañas» y participan en las más diversas actividades al aire libre, según fuentes de la propia organización. Para evitar la presencia de intrusos, un ejército de «guardas forestales» protege la propiedad día y noche, lo que no ha impedido que a lo largo de los años se hayan producido las inevitables filtraciones inherentes a esta clase de contubernios. Así, sabemos que en el club han figurado –o siguen haciéndolo– presidentes de EE UU y otros países (Richard Nixon, Gerald Ford, Ronald Reagan, George Bush padre e hijo, Helmut Schmidt…), influyentes políticos y militares (Henry Kissinger, Donald Rumsfeld, Alexander Haig, Colin Powell, Dick Cheney…), dirigentes de las finanzas internacionales (William R. Hearst, David y Nelson Rockefeller…) y respetados académicos, líderes de opinión y artistas (Mark Twain, Jack London, Charlton Heston, Walter Cronkite, Clint Eastwood, etc.)(Continúa en AÑO/CERO 317).

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario