Se encuentra usted aquí

El rosa era el color del mundo antiguo

Viernes 14 de Diciembre, 2018
Un grupo multidisciplinar de científicos descubre cuál era el color más antiguo del mundo a través del análisis de moléculas que se encontraban en rocas con miles de millones de años de antigüedad.

En nuestro pasado más remoto tenía algo de psicodélico, o al menos eso parece desprenderse de un cuanto menos curioso nuevo descubrimiento científico que nos acerca cómo era nuestra planeta eones atrás.

Eso se desprende de una investigación desarrollada por un equipo multidisciplinar de expertos de Australia, Japón y EEUU dirigido por Nur Gueneli durante su doctorado en la Universidad Nacional de Australia –ANU–. Según la misma, el rosa brillante es el color más antiguo del mundo. Curioso.

Los expertos descubrieron los antiguos pigmentos rosados en rocas de 1.100 millones de años de antigüedad, en la cuenca Taoudeni de Mauritania, en África Occidental; al parecer, los colores más antiguos del registro geológico. Siguiendo a Gueneli, el color rosa brillante es 500 millones de años más antiguo que los pigmentos conocidos más antiguos y fue producido por antiguos organismos oceánicos, lo que confirmó que los antiguos ecosistemas marinos estaban dominados por pequeñas cianobacterias, un tipo de bacterias que obtienen energía a través de la fotosíntesis, que habrían dominado la cadena alimentaria de los océanos hace mil millones de años, lo que explicaría “por qué los animales no existían en ese momento”, según el experto australiano. Importante sin duda para el estudio de la evolución de las especies.

En un comunicado de prensa, el grupo de expertos señaló: “Los brillantes pigmentos rosas son los fósiles moleculares de clorofila que fueron producidos por organismos fotosintéticos antiguos que habitaban en un océano antiguo que hace tiempo que desapareció”.

Un mundo ya perdido. Y no ha sido fácil descubrir todo esto: para hallar los pigmentos, los científicos trituraron rocas de miles de millones de años en polvo y extrajeron y analizaron las moléculas de organismos antiguos dentro de ellas. El resultado es, desde luego, prometedor.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario