Se encuentra usted aquí

Tres casos de apariciones marianas en Europa

Lunes, Noviembre 6, 2017 - 10:35
No son muy famosas, pero las apariciones marianas ocurridas en lugares como Medjugorje, Marpingen, o Beauraing poseen todos los ingredientes que caracterizan a estas manifestaciones de lo sobrenatural. Hemos visitado los modestos santuarios que se levantaron para conmemorarlas, y comprobado que las supuestas visitas de entidades celestiales han dejado una profunda huella en muchos creyentes de la vieja Europa.
1

Las apariciones de Medjugorje

En la primavera del 2010, el Vaticano creó una comisión internacional, encabezada por el cardenal italiano Camillo Ruini, consejero del difunto papa Juan Pablo II, para estudiar el caso de las apariciones de Medjugorje y presentar sus conclusiones ante la Congregación para la Doctrina de la Fe.Todavía no conocemos los resultados. No es la primera comisión que lo hace, y muchos especialistas se atreven a pronosticar que la Iglesia nunca va a reconocer estas apariciones. La razón es sencilla: después de 30 años todavía continúan produciéndose y no tiene visos de que cesen, a diferencia de lo que ocurre con otros fenómenos de esta índole, cuya duración se limita a unos cuantos meses o años.

La falta de reconocimiento eclesiástico no ha impedido que desde 1981 más de 30 millones de fieles hayan visitado esta remota aldea al suroeste de Sarajevo, que se ha convertido en un próspero lugar turístico.

En diciembre de 2009, el cardenal austriaco Christoph Schönborn acudió al santuario y su gesto desató un incidente diplomático, pues las peregrinaciones de jerarcas de la Iglesia a Medjugorje están totalmente prohibidas. Schönborn aseguró que había viajado como un ciudadano común y no representando a la Iglesia, pero ofició la misa y se reunió con algunos videntes.

Sus comentarios llevaron al obispo local de Mostar, monseñor Ratko Peric, a escribirle una carta en la que criticaba su visita. Es uno de tantos sucesos polémicos que genera este lugar diariamente. Y es que lo que ocurre en Medjugorje no es nada habitual. Sigue un esquema totalmente diferente al de apariciones reconocidas por la Iglesia, como Lourdes, La Salette, Pontmain, Fátima o Beauraing.

Ningún otro enclave mariano había permanecido tanto tiempo en activo, ni se habían registrado hasta 40.000 apariciones de la Virgen. Estas circunstancias generan turismo, expectación y fanatismo, pues miles de devotos están convencidos de que allí se aparece la Madre y otros muchos tachan de fraude dichos sucesos.

El 24 de junio de 1981, festividad de San Juan Bautista, unos adolescentes vieron una silueta femenina luminosa en el camino que bordea la colina de Podbrno. Enseguida, la identificó con la Gospa (Nuestra Señora en croata). En ese primer día, aproximadamente hacia las seis de la tarde, Ivanka Ivankovic y Mirjana Dragicevic, ambos de 16 años, vieron una luz por encima de la colina y percibieron la silueta brillante de una joven justo encima de Sol. Ivanka gritó entonces: «¡Mirjana, mira, es la Gospa!». Luego, los adolescentes Vicka Ivankovic, Ivan Dragicevic, Ivan Ivankovic y Milka Pavlovic contemplaron a una bella mujer joven con un niño pequeño en brazos. No les dijo nada, pero les indicó con sus manos que podían acercarse. El segundo día, el 25 de junio de 1981, los pequeños fueron sorprendidos por un destello de luz, miraron hacia arriba y observaron a la Virgen, esta vez sin el niño pero «indescriptiblemente bella» y sonriente. Les hizo un gesto para que se aproximaran. Subieron, cayeron de rodillas y empezaron a rezar un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria. La Virgen oró con ellos  y luego preguntó a Ivanka por su madre, fallecida dos meses antes.

Mirjana pidió a la Virgen alguna señal para demostrar a la gente que no estaban locos. En esta ocasión,  los niños Ivan Ivankovic y Milka Pavlovic, que habían formado parte del grupo de videntes el primer día, no estaban presentes. En su lugar se encontraban otros dos: Marija Pavlovic y Jakov Colo. A partir de ese momento, la Virgen comenzó a mostrarse ante ellos durante años de forma regular, siempre a las seis de la tarde.

Lee el artículo completo en el monográfico APARICIONES MARIANAS de la revista AÑO CERO

-