Se encuentra usted aquí

La cara oculta del alma humana

Jueves 28 de Junio, 2018

Desde mi punto de vista no hay nada más satánico que dos mandatarios presumiendo de quién la tiene más grande; que si ahora me reúno; que si ahora no; que si te envío lluvia de fuego e ira; que si te metes conmigo provocaré cataratas de sangre… Y mientras esto ocurre, el resto del mundo, que nada tenemos que ver con las fanfarronadas apocalípticas de unos y de otros, asistimos con congoja a lo que, en el momento en el que cerramos estas líneas, puede ocurrir en la tan cacareada reunión de Singapur entre Donald Trump y Kim Jong-un. Porque el mundo parece estar cada cierto tiempo al borde del abismo, como si los simples mortales tuviésemos que demostrar que se puede caminar por el filo de la navaja sin cortarse; de momento.

Ambos, el Líder Supremo y el Presidente, representan dos realidades antágonicas, tan extremas, que no es extraño que sientan simpatía uno por el otro. Normalmente, cuando hablamos de contrarios, especialmente dentro del esoterismo tradicional, hacemos referencia a los contrapesos de la balanza; al principio hermético que afirma que «como es arriba, es abajo»; a la creencia que afirma que donde está el bien, ha de estar el mal para que exista el equilibrio universal… Pero cuando hablamos de esos mundos antagónicos, estamos aludiendo al desequilibro más puro, porque ninguno de ellos representa a la luz, al bien. Son oscuridad; al menos sus actos así lo reflejan. Pero no es a esta oscuridad, ni tan siquiera al satanismo que se les puede haber pasado por la cabeza tras leer nuestro titular de portada, al que hacemos referencia en el artículo que abre AÑO/CERO. La filosofía luciferina, porque se trata de eso y no de jovencitos que destripan pollos o profanan tumbas para pasar el rato, es profunda y en muchos casos no solo controla, sino que además guía las tendencias financieras más agresivas. Que el mundo no es equitativo, lo sabemos. Que la política en muchos supuestos crea desigualdad, también. Que el satanismo filosófico está detrás en muchas ocasiones, no es tan sabido. Quizás por eso, estos conceptos, de forma inconsciente, nos provocan repulsa y miedo. Quizás porque, en cierto modo, representan la cara más oscura del alma humana…

Que la política en ocasiones crea desigualdad, ya lo sabemos. Que el satanismo filosófico está detrás, no tanto.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario