Se encuentra usted aquí

Futuros

Sábado 01 de Abril, 2006
Este mes nos ocupamos de tres temas que tienen mucho que ver con futuros probables.

Por un lado, tratamos los beneficios terapéuticos de la energía piramidal, un tema polémico del que hace mucho apenas se hablaba. Según los especialistas cubanos que investigan y utilizan esta técnica durante la última década, la aplicación de formas piramidales en medicina, agricultura e industria podría contribuir notablemente a una futura revolución ecológica.

Por otro, redoblamos la apuesta de futuro que hicimos cuando, nada más aparecer La cena secreta, escribíamos que esta novela parecía destinada a convertirse en un best-seller internacional. Ahora, que está contratada en 36 países y es la obra española por la que han pagado en EEUU el anticipo más alto, coincidimos con otros comentaristas extranjeros en que puede convertirse en el fenómeno editorial del que más se hable en el mundo en los próximos meses. Y entrevistamos a Javier Sierra que, siendo sólo un muchacho, participó activamente en la fundación de esta revista.

Su triunfo nos llena de satisfacción, tanto como la trayectoria de otro autor que colaboró con nosotros desde su juventud. Se trata de Bruno Cardeñosa, que –a raíz de sus investigaciones sobre el 11-S emprendidas para esta revista– se ha convertido en un reputado especialista en las tramas ocultas que mueven el mundo. Este mes les ofrecemos un anticipo de su libro El día de mañana, en el que desarrolla 43 «incógnitas del futuro» a cual más apasionante: la posibilidad de que China se convierta en la gran potencia mundial del futuro.
¿Por qué tratamos regularmente temas como éste y otros aún más arriesgados, que a quienes desconocen la filosofía y trayectoria de esta revista se les pueden antojar ajenos a la misma? Porque desde nuestro primer número, dejamos claro que pretendíamos dar una visión alternativa de la realidad, abordando los temas más diversos desde enfoques que otros medios eludían, inconsciente o deliberadamente. Y una parte esencial de esa tarea consiste en intentar descifrar algunas jugadas de quienes manejan el ajedrez planetario desde las sombras, sin importarnos que nos considerasen alucinados, conspiranoicos o políticamente incorrectos. Fue así como AÑO/CERO se convirtió en la primera revista española que informaba regularmente sobre conspiraciones y futuros alternativos.

Además de que alguien debe denunciar lo que otros callan, aunque en muchos casos podamos equivocarnos, lo que está en juego es nuestro futuro. Y creo que es importante conocer las opciones que éste nos ofrece y los engaños de los que somos víctimas, para ser capaces de surcar conscientemente un río que se vuelve cada vez más turbulento, sin dejarnos arrastrar por la angustia y la confusión que puede adueñarse de muchos; convencidos como estamos de que éste finalmente acabará
desembocando en un lago de aguas tranquilas.

Tal vez sea demasiado bello para ser cierto, pero las tradiciones de todo el planeta afirman que a la actual Era Oscura le sucederá una nueva Edad de Oro, y aunque no fuera así siempre tendremos la satisfacción de haber intentado conseguirlo.

Enrique De Vicente
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario