Se encuentra usted aquí

SERPIENTE DE FUEGO

Miércoles 21 de Noviembre, 2012
Enrique de Vicente

A finales de octubre, la Naturaleza demostró, una vez más, la tremenda fragilidad de nuestra civilización tecnológica. Tras castigar nuevamente al país más pobre del mundo, Haití, cuyos oscuros ritos nada han podido hacer frente a la furia de los elementos, el huracán Sandy puso de rodillas a la nación más poderosa del planeta. En esos días, la cadena Televisa dio a conocer tres imágenes grabadas por la cámara que vigila la actividad del volcán mexicano Popocatepetl, las cuales mostraban una enorme y concreta luminosidad cilíndrica que parecía caer sobre esta cumbre sagrada. Al ser presentado como un OVNI, desató en Internet una interminable polémica, que iba desde quienes lo veían como una nave nodriza cayendo sobre el volcán, hasta quienes lo consideraban un montaje. Posteriormente se publicó otra grabación del CENAPRED, en la cual parece la estela de un cuerpo celeste del que no se encontraron restos. Cualquiera que sea su verdadera naturaleza, yo lo veo como una señal más de las muchas que apuntan hacia Mesoamérica poco antes de que la Cuenta Larga del calendario maya llegue a su enigmático fin, en una fecha a la cual tan sólo se refieren dos inscripciones proféticas que anuncian el descenso de Bolon Yokte. No tardarían en reafirmarme en esta interpretación simbolista los terremotos que se sucederían en las dos semanas siguientes: el 14 de octubre, mientras escribo estas líneas, uno de 6º ha estremecido el sur y el centro de México; una semana antes, otro de 7’2º azotaba varios poblados mayas de Guatemala, país que –junto a Birmania– el día 12 fue nuevamente sacudido por una sucesión de nuevos seísmos; al día siguiente era Chile el país afectado, mientras que el cono de oscuridad proyectado por un eclipse total de Sol avanzaba sobre el Pacífico. Sobre ese inmenso océano, cuyas costas son conocidas por los geólogos como el Cinturón de Fuego, dada su elevada actividad sísmica y volcánica que –según un reciente estudio– irá creciendo debido a una reestructuración de sus placas tectónicas, mientras otros expertos alertaban de que un tsunami sin precedentes podría inundar la costa pacífica de Japón… Los sabios de la antigua Centroamérica habrían dicho que la Serpiente de Fuego está preparándose para transmutar el planeta; los necios contemporáneos dirán –ocurra lo que ocurra– que son meras coincidencias.
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario