Se encuentra usted aquí

EL YOGA DE JESÚS

Jueves 17 de Marzo, 2011
Paramahansa Yogananda En “El yoga de Jesús” (Self-Realization Fellowship, 2009), extraordinaria obra de la que extractamos el siguiente artículo, el líder espiritual Yogananda muestra los conocimientos orientales y yóguicos que el Maestro enseñó a sus discípulos. Jesús, que pasó varios años en Oriente según distintas fuentes, conocía la creencia en la reencarnación y la existencia de los chakras o centros energéticos del cuerpo.
google_ad_client = "ca-pub-5337588033202877"; google_ad_slot = "4290309979"; google_ad_width = 200; google_ad_height = 90;
La continuidad de la palabra de Dios a través de sus avatares quedó bellamente simbolizada por el intercambio espiritual que se produjo entre Jesús y los magos (sabios) de Oriente –procedentes de la India– que acudieron a honrarle en ocasión de su nacimiento. Existe en la India un sólido legado tradicional, compuesto por conocidos relatos que figuran en manuscritos antiguos, según el cual los magos orientales que viajaron a Belén para ver al niño Jesús eran, en realidad, grandes sabios indios. Y, según diversas informaciones, Jesús les devolvió la visita tiempo después. Durante los años de su vida sobre los cuales no se tiene ninguna información viajó a la India, recorriendo muy probablemente la transitada ruta comercial que unía el Mediterráneo con dicho país y China. En el Nuevo Testamento la cortina del silencio desciende sobre la vida de Jesús después de los doce años y no vuelve a alzarse hasta dieciocho años más tarde, cuando recibe el bautismo de Juan y comienza a predicar ante las multitudes. Únicamente se nos dice: «Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres» (Lucas 2:52). Sin embargo, existen relatos notables acerca de Jesús, pero no en su país de origen, sino más hacia Oriente, en aquellos lugares donde pasó la mayor parte del período sobre el cual se carece de datos. Ocultos en un remoto monasterio tibetano se encuentran documentos de incalculable valor que hacen referencia a un tal San Issa, proveniente de Israel, «en quien se hallaba manifestada el alma del universo» y que desde los catorce a los veintiocho años permaneció en la India y zonas de la cordillera del Himalaya, entre santos, monjes y sabios. Predicó su mensaje por toda la región y luego, con el propósito de enseñar, retornó a su tierra natal, donde fue cruelmente maltratado, condenado a muerte y crucificado.
Otros artículos de:

Comentarios

EXCELENTE ARTICULO!

Vaya, por fin...Ya era hora de que la verdad empiece a fluir en el mundo.
Excelente artículo.

Lo sospechamos desde un principio...!!

Es un buen artículo, algo de eso ya había oido antes.

Me gustaría tener mayor información al respecto.

Y POR QUE NO SE DEVELA EL SECRETO DE LO QUE TRASMITIO A MARIA MAGDALENA YA BASTA DE CENSURA POR PARTE DE LA RELIGION.

Ahora entiendo porque jesus desaparecio durante muchos, año en el cual estuvo meditando y aprendiendo de monjes tibetanos, lo cual no es mucha diferencia entre lo catolico y el budismo

Interesante el articulo, hablar de estos temas es conocer el camino que debemos tomar

Lo que hasta ahora a estado oculto esta siendo revelado,es un riesgo porque todavia hay mentes apocadas y textualistas que niegan todo,pero es la era de ACUARIO y dodo lo oculto sera conocido ojala que sirva para entender mejor el sublime mensaje de NUESTRO SENOR JESUS.asi sea.

Me gustaria que detalle mas el articulo

Si Dios necesitara que la humanidad supiera cualquier cosa, ya la hubiera revelado y no necesariamente en esta web, a Él no le queda nada difícil. No pensemos que porque akásico.com dijo algo, ya hemos descubierto la verdad. Hay que leer más y usar el sentido común. Tranquilos que ningún escritor está interesado en aguantar hambre. Un abrazo.

Páginas

Añadir nuevo comentario