Este es el futuro según la hipnosis | Año cero :: Akasico

Se encuentra usted aquí

Este es el futuro según la hipnosis

Miércoles 17 de Enero, 2018
En la hipnosis existen formas de recordar el pasado o vidas anteriores. Pero también se da lo contrario, métodos que supuestamente muestran el futuro. Tras un experimento con centenares de individuos, la hipnosis cree que este será el futuro que nos espera. Sergio Basi.

Hablar de hipnosis es hablar de uno más de entre los llamados estados alterados de conciencia, que forman parte de las asombrosas capacidades de la mente humana. El estado de hipnosis se basa en una importante sugestión mental a partir de la cual se puede hacer un poco de todo, desde sanar y potenciar virtudes hasta manipular en cierta medida la mente humana.

A una persona fumadora, gracias a terapia mediante hipnosis, puede llegar a dejar de fumar. Ese es el poder de la sugestión con la que un hipnólogo trabaja. Sugestión, por supuesto, y siempre dirigida al subconsciente de la persona, dado que ahí es donde subyace todo lo necesario para programar lo que la persona quiere mejorar a niveles conscientes.

Hablo de fumar, pero con hipnosis y sus muchas vertientes se tratan aspectos psicológicos, ayuda para la depresión y mejora la autoestima, ayuda a tener voluntad o a desarrollar ciertas capacidades de nuestro día a día. Se ha llegado a utilizar incluso en el mundo del deporte de élite. 

También se utiliza mucho como terapia con la que desbloquear traumas del pasado que a día de hoy puedan atormentar al paciente. Dentro de la hipnosis a este tipo de terapia es llamada regresiva o regresión, y consiste es lograr que el paciente acceda a recuerdos de su pasado, más felices o más dolorosos, lograr, incluso, que se reconcilie con ese pasado para que su presente este sano y no sea un pasado andante que le lastra la vida.

Estas terapias regresivas, dicen, pueden ayudar al paciente a recordar incluso su proceso fetal en el vientre de su madre. Y así toda una vida… pero, ¿y si se pudiera recordar más allá? Sí, hablo de recordar el pasado del pasado.

¿Hay vida anteriores a la que vivimos en el ahora? Muchos sostendrían que sí. De hecho, no son pocas las tradiciones religiosas que guardan especial fe a ideas de reencarnación y transmigración del alma. Partiendo de una premisa en que podemos haber vivido vidas anteriores a esta, ¿podríamos recordarlas? Lo cierto es que, según la hipnosis, sí. Muchas personas dicen que, por este método, han logrado recordar vidas pasadas. Lo cierto es que científicamente no existe evidencia de que esto sea cierto o posible. Pero vayamos un paso más lejos.

Si se puede vivir o, mejor dicho, revivir, el pasado y vidas anteriores, ¿qué hay del futuro? ¿Podría hacerse alguna técnica hipnótica por la cual anticiparse al propio futuro? Esta técnica existe, es poco conocida y no muy utilizada. Existe de verdad. Se llama progresión y es todo lo contrario a la regresión. Si bien esta ya es dudosa cuando se introduce en el pantanoso terreno de las vidas pasadas, lo es más si, de pronto, aparece una técnica que en lugar de lo que ya ha sido, trata de abarcar lo que no ha sido, lo que será.

En cualquier caso, hay un elemento de interés en esto de las progresiones. Un hipnólogo quiso hacer una investigación y cogiendo unos 300 sujetos para ello, los sometió a una progresión. Después de relajarlos y efectuar las distintas técnicas hipnóticas, el terapeuta preguntó a cada paciente por su contexto en un futuro a 100 años vista. ¿Una exageración?

Pues parece que no, todos vieron algo sorprendentemente similar, por no decir, que en la mayoría de ellos resultaba ser coincidente. Casi todos los hipnotizados dijeron haber visto un futuro muy verde, con mucha vegetación, con una tecnología muy respetuosa y avanzada, y con un medioambiente limpio y saludable tanto en las ciudades como en el mundo rural. Muchos llegaron a describir los vehículos del futuro: rápidos, autónomos, y conducidos sobre una suerte de campos magnéticos.

Ya he dicho que una técnica así debe ser considerada más que dudosa, pero ninguna mente un poco racional podría obviar un nivel de coincidencia de más de un par de centenares de sujetos experimentales viendo un mismo evento presuntamente futuro. El hecho en sí va más allá de la casualidad, aunque, como tantos otros grandes misterios, nos deja sin explicación clara.

¿Será el futuro tan hermoso como estos sujetos vieron? ¿Lo que vieron pudo ser una inducción trucada? ¿Debemos dudar de estos procedimientos?

Que lo narre el que lo vea.  

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario