Se encuentra usted aquí

LA GLÁNDULA PINEAL: ANTENA DE CAPACIDADES PSÍQUICAS

Martes 22 de Febrero, 2011
Mado Martínez

Los últimos estudios científicos sugieren que este órgano capta los campos magnéticos y transforma las ondas electromagnéticas en estímulos neuroquímicos. La tradición hindú lo asocia con el sexto chakra y Descartes decía que en el mismo residía el punto en el que el cuerpo se unía con el alma. Unos cientos de años después, reputados neurocientíficos y biólogos médicos señalan que las capacidades extrasensoriales –mediumnidad, telepatía, clarividencia, etc.– podrían ser orgánicas y estar reguladas por la glándula pineal.
Anaïs Berna Vargas dormía con la cabeza bajo las mantas cuando era pequeña porque no quería ver. Tuvo su primera visión a los 11 años y desde ese momento no han dejado de aparecerse ante ella: «Creía que estaba loca y tuve que crecer asimilando que tendría que vivir con ello, pero todos mis temores a estar perdiendo la razón se disiparon cuando me atreví a contarle a los demás lo que me estaba pasando; primero a mi madre y después a otras personas… Podía ver a familiares fallecidos de amigos y darles detalles sobre su fisonomía, saber cómo se sentían, entrar en una casa extraña y describir cómo eran las personas que habían vivido allí antes de morir, y comprobar después en fotos y cuadros que así era…».

Esta joven de Alicante todavía se pregunta por qué ella sí puede sentir a los espíritus y otras personas están tan alejadas de este sexto sentido, que ni siquiera se ven capaces de darle crédito. Pero en el mundo unos nacen con los ojos tan avezados como los de un águila, otros tantos con dioptrías, algunos con astigmatismo y hay quienes incluso nacen ciegos. Los seres humanos son tan variados como diferentes son los colores de su iris, las líneas de sus huellas dactilares o la fisonomía de su nariz. ¿Podría esto significar que las capacidades extransensoriales son orgánicas? El hecho de que una persona posea habilidades clarividentes o mediúmnicas podría resultar tan arbitrario y depender de causas tan genéticas como las que desembocan en el hecho de que algunas nazcan con muelas del juicio y otras no… (Continúa en AÑO/CERO 247).

Otros artículos de:

Comentarios

Para los curiosos.... Que el temor no les cierra el paso al conocimiento.....

Añadir nuevo comentario