Se encuentra usted aquí

TIERRA 2: DESCUBREN OTROS MUNDOS COMO EL NUESTRO

Viernes 20 de Abril, 2012
AÑO/CERO

Miguel Pedrero

Los astrofísicos ya saben que la vida no es exclusiva de la Tierra, pues en los últimos años se han localizado planetas con características muy similares al nuestro, los cuales pueden estar habitados por civilizaciones extraterrestres. Las últimas investigaciones apuntan a que, sólo en nuestra galaxia, cientos de miles de mundos podrían albergar formas de vida complejas. Es más, el desarrollo de nuevas técnicas para investigar la atmósfera de estos planetas y el descubrimiento de enormes océanos en una luna de Júpiter, donde podrían habitar seres inteligentes, indican que estamos a las puertas de la noticia más trascendente de la historia de la humanidad…
A pesar de la importancia del hallazgo, los grandes medios de comunicación pasaron de puntillas sobre el mismo. Otras cuestiones mucho más terrenales, relacionadas de una u otra forma con la crisis económica, coparon las portadas de los periódicos y las noticias de apertura en informativos de radio y televisión. Sin embargo, el descubrimiento, a finales de febrero de 2012, de que un exoplaneta –planeta perteneciente a otro sistema solar diferente al nuestro–, bautizado con el aséptico nombre de GJ 1214 b, presenta masas enormes de agua en su superficie y está rodeado de una densa atmósfera de vapor, podría cambiar la historia de la humanidad. Quizá, en un futuro no muy lejano, una sonda espacial descubra que en ese mundo abunda la vida inteligente compleja.

Hallado en 2009 por un equipo de astrónomos del Centro Harvard Smithsonian de Astrofísica (EE UU), su diámetro es casi tres veces el de la Tierra y pesa siete veces más. Orbita a unos dos millones de kilómetros de una estrella enana roja –pequeña y fría comparada con nuestro Sol– y la temperatura en su superficie es de unos 230 ºC.

En principio, uno de tantos planetas extrasolares catalogados por los astrónomos, hasta que en febrero de 2012 el telescopio espacial Hubble, de la NASA, halló enormes cantidades del líquido elemento, fundamental para el desarrollo de formas de vida complejas. «Sus altas temperaturas y elevadas presiones pueden formar materiales exóticos como hielo caliente o agua superfluida, sustancias completamente extrañas para nosotros», aseguró Zachory Berta, uno de los científicos ocupados en el análisis de los datos ofrecidos por el Hubble sobre el GJ 1214 b.

Pero este mundo no es una rara excepción en la Vía Láctea, la galaxia que habitamos. De hecho, en enero de 2012 otro equipo de astrónomos, en este caso del Instituto Niels Böhr de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), publicó un trabajo sobre la existencia de otros planetas Tierra en la Vía Láctea. Basándose en observaciones astronómicas llevadas a cabo durante seis años, constataron que alrededor de 10.000 millones de estrellas –de las 200.000 millones que hay en nuestra galaxia– orbitan planetas similares a la Tierra. Es decir, situados en la llamada «región de habitabilidad», zona alrededor de las estrellas donde la temperatura es la adecuada para la formación de agua y, por tanto, también de cierta clase de vegetación e incluso vida extraterrestre inteligente… (Continúa en AÑO/CERO 262).

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario