Se encuentra usted aquí

NOSTRADAMUS, CRONISTA DEL FUTURO

Miércoles 18 de Marzo, 2015
No hay profeta más oscuro, indescifrable, imprevisible y al mismo tiempo certero en sus anuncios, toda vez que éstos se cumplieron tanto en vida como después de su muerte. A ello debe este viajero del tiempo su fama universal, que no ha sido sepultada por las muchas interpretaciones erróneas que han hecho de sus predicciones numerosos autores modernos, incapaces de descifrar sus escritos, deliberadamente encriptados. Pero esta muestra de las que ya se realizaron, demuestra la notable precisión de sus presagios. Por Enrique de Vicente
Nostradamus, profecias, cuartetas, profético, vidente, III Guerra Mundial, oriente medio

Estando sentado de noche, en secreto estudio. Solo reposado en la silla de bronce; Llama exigua saliendo de la soledad, Hace prosperar lo que no debe creerse en vano» (I, 1)… Así describe Nostradamus, en la primera cuarteta de la primera de sus XII Centurias, el estado en el cual se sumía para recibir sus revelaciones.
Con ese estilo literario que le caracteriza, añade en la segunda: «La vara en mano puesta en medio de las ramas Por la onda bañada la orla y el pie: Un miedo y una voz vibran por las mangas: Esplendor divino. El divino se sienta a mi lado» (I, 2).
Se coloca pues en un estado de trance y de apertura a lo divino (de donde viene el original latino de la palabra adivinación, divinatio), y usa enigmáticos métodos de conexión, similares a los de las sacerdotisas del antiquísimo oráculo de Delfos, los sacerdotes de Apolo o las sibilas romanas. Si bien lo hace con un estilo propio, heredado de su bisabuelo materno, que se encargó de su primera educación. Éste, Jean de Rémy, era hijo de judíos conversos, descendiente de la tribu de Isacar, algunos de cuyos miembros eran –según la Biblia– «entendidos en los tiempos, que sabían lo que Israel debía hacer y cuyo dicho seguían todos sus hermanos». Cabalista muy experto, matemático, astrólogo y médico del rey René d’Anjou, protector del esoterismo medieval y promotor de todas las tradiciones provenzales relativas al Santo Grial y a María Magdalena, éste muy probablemente le transmitió un entrenamiento y saberes secretos de origen remoto, que sólo pasaban de una generación a otra por vía de transmisión verbal tras haber encontrado a un receptor con capacidades psíquicas adecuadas.
Junto a sus Presagios, Sextillas y la Epístola a Enrique, Rey de Francia Segundo, sus famosas Centurias constituyen su obra profética, que le convierte en un excepcional cronista del futuro, como podremos comprobar en esta breve selección de sus muchas predicciones que parecen haberse cumplido ya, algunas de ellas con asombrosa precisión. Siempre que tengamos en cuenta que, como él mismo advierte en sus escritos, éstos han sido voluntariamente codificados, de forma tal que su significado escape a los necios mientras sólo los sabios fueran capaces de comprobar la precisión de lo anunciado y de ver en sus encriptados escritos el esbozo de un supuesto plan divino para esta Era. Al tiempo que escapaba así de las persecuciones de los poderes celosos de su saber y de las masas ignorantes que veían en sus aciertos una prueba de pacto diabólico, algo que estuvo a punto de costarle la vida al propio Nostradamus, si no hubiese contado con la expresa protección monárquica.
Para ello usó una extensa gama de sistemas de codificación cabalística y alquímica que fueron también utilizados en su época por una amplia serie de iniciados, desde hermetistas y ocultistas como el abad Trithemius, hasta literatos que transmiten en sus obras un mensaje oculto como Rabelais. Éste era conocido como «el lenguaje verde» o «la lengua de los pájaros» y de detallar el mismo nos ocuparemos ampliamente en otra ocasión.
Bástenos ahora saber que resulta absurdo intentar comprenderle sin conocer el rico y complejo contexto cultural y ocultista en el que transcurrió su vida y obra.
Michel de Nostre Dame latinizó el apellido que escogió al convertirse al cristianismo su abuelo paterno, Pierre, también famoso astrólogo, médico y experto en lenguas antiguas, colocándose así bajo la advocación de esa misteriosa Nuestra Señora, que fue venerada en el Medievo por todos los iniciados en la antigua sabiduría.
Nació en 1503, en Saint Rémy, en la Provenza francesa, cuna de una profusa y variada tradición heterodoxa. Tras recibir una rica educación familiar, a los 15 años marcha a Aviñón para estudiar humanidades y luego medicina en Montpellier, donde a los 30 años recibirá su título de doctor. Pero interrumpió reiteradamente sus estudios para recorrer todo el sur de Francia como astrólogo y médico ambulante, atendiendo a los afectados por la peste bubónica y otras plagas e intercambiando conocimientos con boticarios locales, alquimistas, estrelleros y cabalistas, estudiando las plantas y aprendiendo a elaborar toda clase de preparados espagíricos.
Tras morir en 1538 su esposa e hijos como consecuencia de la peste y ser luego requerido por los inquisidores, abandonó su casa en la ciudad de Agen y aparentemente emprendió un largo viaje por media Europa, sobre el que sabemos muy poco. Al regresar a Provenza, se casó con una viuda en Salon, convirtiendo el sótano de su vivienda en un laboratorio alquímico y la primera planta en un observatorio astrológico. Allí se sumía en sus trances y realizaba las observaciones precisas para sus Almanaques, en los cuales publicaba las predicciones astrológicas para cada año, alcanzando fama como astrólogo en toda Europa.
Tras publicar en1555 sus primeras Centurias, en un libro titulado Propheties, la reina Catalina de Médicis, asidua de magos y astrólogos, le invitó a la corte, presentándole a Enrique II, profetizando que sus tres hijos le sucederían en el trono. Tras morir éste, Catalina le visitó en Salon, acompañada por el nuevo monarca, su joven hijo Carlos IX, quien le nombró médico y consejero del rey. Falleció en 1566.
Veamos algunos de los muchos aciertos notables que podemos encontrar en sus cuartetas… (Continúa en AÑO/CERO 297) 

 

Otros artículos de:

Comentarios

NOSTRADAMUS Y EL ASTEROIDE AN10 1999
Centuria X,
Cuarteta 72
El año mil novecientos noventa y nueve siete meses,
Del cielo vendrá un gran Rey de terror:
Resucitar el gran Rey de Angolmois,
Antes después Marte reinar por dicha
Nostradamus nos habla de algo que vendrá del cielo y que provocará gran terror entre los humanos.
¿Que puede venir del cielo que provoque tanto temor entre la humanidad?
Un asteroide.
Cuando los astrónomos descubren un nuevo asteroide el nombre que le ponen es el del año en que ha sido descubierto.
En 1999 astrónomos descubrieron un asteroide que se acercará peligrosamente a la Tierra en el año 2027 y en 2039.
Asteroide que lleva por nombre 1999 AN10.
¿Nostradamus nos está dando el nombre del asteroide en su cuarteta y nos dice que se va a estrellar contra la Tierra?
¿ Nos está diciendo que después de la caída del asteroide la guerra reinará felizmente? ( Marte dios de la guerra en la mitología romana )
Centuria I ,
Cuarteta 69
La gran montaña redonda de siete estadios,
Después paz, guerra, hambre, inundación.
Rodará lejos abismando grandes regiones,
Aún antiguas, y gran fundación.
Montaña redonda se refiere a la forma que tiene el asteroide y nos da el tamaño , siete estadios , unidad de longitud romana equivalente a 134 metros.
El tamaño que nos da para el asteroide es aproximadamente de mil metros , la misma que tiene el asteroide 1999 AN10.
Nos dice en la cuarteta que antes de la caída del asteroide habrá paz pero después vendrá la guerra y que la caída del asteroide provocará inundación, de esta forma nos está diciendo que caerá en el mar, abismando (inundando) grandes regiones.
En el apocalipsis de San Juan también se habla de la caída de un asteroide en el mar.
"El segundo ángel toco la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida" (Apocalipsis 8:8,9)
Nostradamus escribió sus cuartetas en francés, si observamos atentamente la cuarteta original de 1999 vemos que no se ha traducido correctamente.
Century 10,
Quatrain 72
L'an mil neuf cens nonante neuf sept mois,
Du ciel viendra un gran Roy d'effrayeur.
Resusciter le grand Roy d'Angolmois.
Avant apres Mars regner par bon heur.
La primera línea siempre se ha traducido por " el año 1999 " pero en francés para decir eso tendría que ser " L´année 1999 ".
Nostradamus escribe " L´an 1999 "
La traducción literal de la primera línea es " El an 1999 ".
Nostradamus siempre nos ha estado dando el nombre del asteroide que en un futuro impactará contra la tierra.
Asteroide an10 1999.
En un foro un tal copahue llega a la siguiente observación con respecto a la palabra ANGOLMOIS:
Si nos fijamos en la palabra AN gol MOIS, podemos interpretar el nombre del asteroide AN, gol: agosto y MOIS: mes en francés.
Por lo tanto la cuarteta quedaría de la siguiente manera:
Centuria X
Cuarteta 72
El AN10 1999 siete meses
Del cielo vendrá un gran Rey de terror:
Resucitar el gran Rey de AN - GOL - MOIS,
Antes después Marte reinar por dicha.
Juan Carlos de Madrid

Añadir nuevo comentario