Fantasmas en el hospital | Año cero :: Akasico

Se encuentra usted aquí

Fantasmas en el hospital

Miércoles 28 de Febrero, 2018
Lo paranormal no siempre se manifiesta en lugares tétricos o ruinosos. A veces, enclaves con mucho ajetreo también son escenario donde se manifiestan hechos anómalos. El hospital es un lugar donde abunda muerte y dolor y en este se suceden ruidos fantasmas y fuegos sin explicación.

Cuando se habla de un hospital encantado nos vienen a la cabeza los viejos sanatorios. Nada más alejado de la realidad. El hospital Puerta del Mar de Cádiz tiene historias lo suficientemente misteriosas para que ahora lo traigamos a colación…

 

MISTERIOS…

Corren múltiples leyendas e historias, generalmente no reales, sobre el hospital. Una de ellas asegura que una monja muy querida en otro tiempo colgó los hábitos. Los enfermos echaban de menos sus cuidados y, fruto del azar tal vez, la monja se vio obligada por circunstancias económicas a regresar al recinto hospitalario y pedir trabajo; la dirección del centro no lo pensó y aceptó su proposición, ya que sabían de la bondad y el buen hacer de la religiosa. Pero aquella mujer ya no era la misma persona.

Tenía un comportamiento extraño y se la veía muy agitada, muy nerviosa… El misterio llegó al morir la monja. Cuenta la leyenda que varios pacientes empezaron a ver entonces vagar por el hospital a un espectro vestido de una manera que conocían sobradamente: bata azul y un pañuelo blanco en la cabeza.

Pero más allá de la mera leyenda, quién sabe si influidos por lo que cuenta ésta, lo cierto es que hay testimonios de encuentros con lo imposible; encuentros con el espectro de la monja. Así lo vivió José H.L.: “Fui a visitar a mi hermano Ramón al hospital a eso de las seis de la tarde, era invierno y estaba oscureciendo. Cuando salí para regresar a casa serían sobre las nueve de la noche y al entrar en el ascensor y llegar a la segunda planta, ocurrió algo que me dejó paralizado. Justo a mi lado apareció de la nada una mujer vestida de negro y con muchas arrugas en la cara. Esto sucedió justo al llegar el ascensor a la planta dos. En ese momento se abrió la puerta y salí corriendo asustado”. José H.L. concluía su relato asegurando que “a día de hoy solo recuerdo que esa mujer no estaba en el ascensor cuando yo me monté y de repente apareció. Fueron los tres o cuatro segundos más escalofriantes de mi vida”. Las personas que se han encontrado con la misteriosa aparición la han visto en la zona del ascensor.

Allí, cuando alguien sube o baja a la segunda planta, surge de la nada y tal y como aparece…, desaparece sin dejar rastro. Otros testigos han afirmado que se les ha aparecido dentro el ascensor preguntándoles a qué piso quieren ir mientras sonríe. Después sale del ascensor y desaparece.

Charo F.M. es otra persona que busca explicación para lo que le ocurrió: “Yo acudía todos los días al hospital a ver a mi abuelo, que se encontraba ingresado. Un día entré en el ascensor, en la planta primera. Dentro había una monja vestida de negro, que me preguntó: “¿A qué planta vas?”. Yo le dije: “Creo que es la 3” –ese día iba a ver a un conocido que estaba hospitalizado y no recordaba bien la planta que me había dicho–. La monja muy amable me pulso el número 3 del ascensor y me regaló una sonrisa. Al llegar arriba salí y antes de que se cerrara la puerta, una vez que me encontraba fuera del ascensor, me giré para decirle adiós y ya no estaba. Hoy, tres años después aún no sé dónde se metió la monja. Yo no creo en leyendas de fantasmas, pero la realidad es que la monja desapareció del ascensor como si la tierra se la hubiese tragado”.

En tiempos más recientes diversos investigadores se han aventurado a hacer experiencias psicofónicas en el lugar –no se sabe bajo qué condiciones de seguridad para los audios para que no sean adulterados por sonidos involuntarios-. Así se grabó una voz que quedó registrada y que decía: “Quién era…”. En la planta cuarta se han obtenido dos más que parecen decir: “La planta doce” y “Verás esta noche”.

 

FUEGOS… ¿EXTRAÑOS?

Pero, ¿quién es esa religiosa que supuestamente se aperece? Vayamos algo más de un cuarto de siglo hacia atrás. En el año 1991, un 16 de abril, una monja causó un incendio del que no hubo que lamentar apenas daños materiales ni muertos o heridos. Y sin embargo, curiosamente, todas sus compañeras la señalaron como responsable del incendio. Sin embargo, la realidad fue otra bien diferente: un informe del Consorcio Contra Incendios explicó que las causas del mismo fueron debidas a un chispazo de un deficiente cargador de baterías de linternas, unido a la acumulación de gases de un cuarto de reducidas dimensiones.

Sobre aquel incidente escribía el Diario de Cádiz en sus páginas: “Pudo ser una enorme tragedia que acabó sólo en susto. Un gran susto, para ser más exactos. En la noche del 16 de abril de 1991 un fuego originado sobre las 22.00 horas en un sótano del ala norte del hospital de Cádiz obligó a evacuar a más de 700 enfermos y derivarlos a otros hospitales de la provincia en unas caóticas condiciones, en mitad de la lluvia, mientras en el interior del edificio, los bomberos se afanaban por controlar lo que podía convertirse en una catástrofe histórica para una ciudad que siempre recordará el ‘Incendio de la Residencia’. Al centro hospitalario le quedaban todavía varios meses para cambiar su nombre a Hospital Universitario Puerta del Mar”. En este tiempo se han producido varios incendios más en el mismo lugar. ¿Tienen que ver con la misteriosa presencia de la monja?

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario