Se encuentra usted aquí

Los fenómenos paranormales en Belchite siguen más vivos que nunca

Viernes 10 de Febrero, 2017
Un equipo de Televisión Española pasa una noche en las ruinas de Belchite para certificar actividad paranormal relacionada con el asedio a este pueblo aragonés hace 80 años.

El próximo mes de agosto, se cumplen 80 años de la Batalla de Belchite. Bastaron catorce días de asedio para que el ejército republicano redujera a escombros la próspera localidad aragonesa donde se habían pertrechado cerca de 2000 sublevados en el calurosísimo verano de 1937.

Un equipo del programa Hora Punta de TVE fue a experimentar con tecnología parapsicológica a este enclave donde, desde 1986, viene registrándose diversa fenomenología.

El primero en constatarlo fue el periodista Carlos Bogdanich y su equipo de Radio Heraldo quienes obtuvieron, a lo largo de una noche escalofriante, diversos sonidos que recordaban bombardeos y aviones. ¿Era posible que los sonidos de la guerra hubieran quedado atrapados en el tiempo?

“Todo apunta a la teoría de la impregnación”- apunta Laura Falcó, presidenta de Prisma Publicaciones y experta en transcomunicación instrumental. De hecho, con algunos de sus aparatos tecnológicos obtuvo diversas muestras de que Belchite sigue más “vivo” que nunca.

Seis mil personas, entre soldados y civiles, murieron en estas ruinas. Hoy apenas quedan en pie un puñado de casas que son testigo de la crueldad. El control del bando republicano sobre la zona duraría poco tiempo, pues las tropas franquistas acabarían por ganar la guerra y, lo que es aún peor, los prisioneros de guerra, construyeron el nuevo Belchite con sangre, sudor y lágrimas.  El nuevo pueblo, junto a las ruinas del anterior fue inaugurado por el ministro Serrano Suñer en 1954.

El monumental amasijo de escombros de Belchite viejo ha sido un centro de peregrinación para investigadores de lo paranormal de todo el mundo. Hoy se pueden visitar las ruinas de los conventos de San Rafael y San Agustín, la inquietante torre del reloj, el viejo cementerio, la iglesia de San Martín… cualquier rincón de este pueblo es un lugar idóneo para pasar una noche con una grabadora y tratar de experimentar sensaciones o atrapar registros psicofónicos como los que hemos divulgado en las lineas precedentes.

Otros videos de:

Añadir nuevo comentario