Se encuentra usted aquí

Reprograma tu mente con el lenguaje no verbal

Martes 03 de Abril, 2018
¿Sabes que tenemos una memoria genética? En ella albergamos conflictos que no nos permiten avanzar, ahora técnicas de lenguaje no verbal nos enseñan a reprogramar los males de esta memoria.

Ramón Maristany trabajó durante muchos años en una productora cinematográfica. Fue entonces cuando advirtió que los actores se contradecían con sus movimientos corporales a la hora de expresarse; afirmaban verbalmente algo que negaban con sus movimientos. «Esto me llevó a conocer el mundo del lenguaje corporal, a investigar más y a adquirir los conocimientos que hoy tengo de él –nos explica Maristany–.

Decidí aplicar el lenguaje corporal a mis terapias y observar qué sucedía, así descubrí que la mayoría de usuarios mienten en consulta; no porque quieran, sino porque, en la mayoría de las ocasiones, ni ellos saben a ciencia cierta qué les sucede. Observando sus movimientos he conseguido fusionar el lenguaje corporal con la musculatura y nuestros antepasados, obteniendo así la información necesaria para ayudar a descubrir el ‘trauma del Árbol Genealógico del Usuario’.

Por ello, no necesito fechas de nacimiento ni de defunción, toda la información de nuestros antepasados está anclada en nuestro cuerpo, en nuestra musculatura». Y es que, como ha constatado Maristany, los gestos de una persona pueden delatar conflictos internos muy importantes.

Pero, ¿cómo los descubre? «Mediante las palabras clave que decimos al usuario o cliente, su sistema biológico reacciona, hace que responda en forma de movimientos, picores, micropicores, caricias, microcaricias. Actúan su sistema biológico y su inconsciente, proporcionándome la información que necesito para saber cuál es el origen de su conflicto y con qué antepasado va unido. Todo su cuerpo es un abecedario, cada movimiento va unido a una letra. Se tienen que dar siete movimientos para crear una palabra. No es un movimiento en sí, sino la unión de siete movimientos», nos aclara este prestigioso terapeuta.

Puede resultar sorprendente, pero, al parecer, esos pequeños gestos delatan nuestra herencia genética: «En nuestro ADN tenemos memorias de la vida de nuestros padres, y también de los abuelos y bisabuelos, ya que si ellos no hubieran nacido, nosotros no estaríamos vivos. ¿Cómo se activan estas memorias? Muy sencillo, por imitación. Imitamos a nuestros padres y ellos a los suyos y así sucesivamente… Cada músculo del cuerpo almacena una memoria de uno de nuestros antepasados. En mi libro El Manual del Cambio desarrollo en profundidad por qué se producen estos anclajes. Sería muy extenso explicarlo. Os recomiendo el libro, os ayudará a entenderlo mejor y lo podréis utilizar también como guía para consultar en él cualquier tipo de duda que os vaya saliendo en vuestro día a día».

El equipo de Tot Emocional ofrece cursos online y presenciales del árbol genealógico y de lenguaje no verbal. Su duración, tres meses en la versión presencial y algo más resumida la versión online. «Os recomiendo que entréis en la web www.totemocional.com, o bien en la mía www.ramonmaristany.es, allí encontraréis más información acerca de los diferentes cursos y cómo contactar con nosotros», nos propone Ramón Maristany. El resultado final, como apostilla este excelente profesional, «puede cambiar la vida del usuario, ya que le ayudará a descubrir el verdadero origen de sus conflictos y, al hacerlo, podrá repararlo y avanzar en un nuevo camino que le conducirá hacia el éxito y la felicidad».

 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario